martes, 24 de mayo de 2016

Un anexo final.

Se que realicé mi última entrada donde me despedía del blog y de la asignatura.
Pero siento la necesidad de poner en mi blog el primer vídeo que hice, porque para mi es importante el mensaje que trato de transmitir sobre lo que he aprendido, de esta forma podrá verlo quien se meta en el blog, y espero que lo disfrute.
Enlace de drive: https://drive.google.com/file/d/0BzEqa132wHwgTXROWTNlTmJ1aDQ/view



video

miércoles, 18 de mayo de 2016

Mi última entrada.

Bueno querida familia, esta va a ser mi entrada de despedida del blog y de la asignatura, y de corazón la escribo con pena.
Aunque ponga que es la entrada número 15, es la 16 contando la reflexión de mi vídeo final, y creo que es el número indicado para poner un punto final a esta bonita historia.
Es increíble cómo puede hacerte cambiar una asignatura, como puede hacerte mejor persona. En realidad ese debería ser el objetivo de todas y cada una de las asignaturas, enseñarte a ser mejor persona en lugar de enseñarte a memorizar unos conocimientos que olvidarás en un futuro no muy lejano si no los encuentras útil.
Gracias a esta asignatura he aprendido a ser pintora abstracta de emociones, directora de un cortometraje de tres minutos, artista creadora de mandalas, escritora de un blog, intérprete de una persona que no era yo, bailarina profesional en espantar a la bruja, artesana de atrapasueños, buscadora de mi niña interna, filósofa de mis pensamientos y mucho más.
Como dije en clase, hay ciertas personas que aparecen en tu vida y te ayudan a mejorarla, y esa es la mejor forma de dejar huella, es la mejor forma de enseñar y de aprender.
Estoy agradecida por todas las actividades que hemos hecho y por todas las experiencias vividas. Esta asignatura nos ha unido más de lo que estábamos, y he tenido la oportunidad de conocer mejor a algunas de mis compañeras. Desde que nos pusimos en la piel de alguien que no éramos sentí el apoyo de la clase y poco a poco fue aumentando esa energía tan buena que dices que tenemos, y que se manifestó, en parte, a través del número 16.
Desde el primer día sentí que esta asignatura estaba hecha para mi, y que me iba a gustar, como bien se ve al principio de mi entrada número 1:
<He de decir que estoy impresionada en muchos sentidos. Como nos aviso Pilar al principio de la clase, no me imaginaba que fuera así. No es la típica asignatura que te da una serie de apuntes para que te los estudies y realices un copia y pega en el examen, se trata de hacer pensar a la gente y establecer una relación personal, que apreciamos con el simple hecho de que nos llamara “familia”.>  


Pero está claro que me ha gustado más de lo que imaginé aquel día, y que a nivel personal me ha calado.
Mañana ponemos fin a esta asignatura, pues no volveremos a estar reunidos en esa clase dando Educación artística, plástica y visual, pero para mí no es un punto y final, porque esta asignatura sé que de alguna manera formará parte de mí, sobre todo a través de mis sueños. Donde aparece Pilar, y sueño con la clase.

 Gracias por ser como eres, Pilar, y gracias por ser mi profesora.









sábado, 14 de mayo de 2016

Hablando de ídolos

¿Qué es lo que nos enseña la vida? La vida nos enseña a amar, a mentir, a soñar, a respirar profundo antes de correr un riesgo, a escapar de la realidad, a superarte, a no volver a caer, a levantarte, a saber quien te quiere de verdad y a quien solo le interesas, y a cubrir con cosas materiales nuestras carencias, y a estar solos, igual que venimos nos iremos, la vida es un aprendizaje constante, y el que se estanca aunque siga respirando muere, es un regalo que hay que disfrutar, hay que tratar de sentirse, de comprenderse, hay que juzgarse menos y quererse mas, no estas haciendo las cosas mal si te sales del camino que nos marcan, lo que sentimos es lo correcto, es lo que somos, y los pensamientos que no controlamos son lo que nos atormentan y nos generan los miedos, el miedo a no ser capaz, el miedo a desaparecer, el ser humano tiene 60000 pensamientos al día, y la mayoría son negativos, pero tienes que saber que se pueden cambiar, como el que chasquea los dedos, y que poco a poco, a base de espantarlos dejan de aparecer.
Recuerda que igual que piensas, sientes, y disfruta de cada momento, que la vida es eso momentos, momentos como este, hoy vamos a levantar los mecheros, celebrando lo vivido, a cogernos de las manos recordando los caídos, sabiendo que el tiempo no importa, que no es real, y que lo que un día fuimos quedara grabado en las cenizas de la eternidad...

Así empezó ayer el concierto de mi ídolo, que es Melendi, escrito de su puño y letra, yo creo que hay muchas verdades juntas en un solo texto, es filosofía de vida. La verdad es que fue un muy buen concierto, y ya estoy pensando en el siguiente.

Con este cantante he aprendido mucho, sus canciones lo dicen todo, se ve una evolución de lo que ha sido su vida, una vida que dio un gran giro, empezó como un tipo que se refugiaba en la droga y el alcohol y eso es lo que transmitía en sus canciones, hasta que se dio cuenta de que esa vida no merecía la pena, y cambio totalmente a una vida sana con mujer e hijos, ha seguido cantando hasta ahora, y ha cantado desde cosas cotidianas que nos puede pasar a cualquiera, hasta cosas que le ha pasado a él y de las cuales se arrepiente, la canción que marca el cambio es la de "cierra los ojos", esa canción tiene mucho significado y dice cosas que yo creo que se debería aplicar todo el mundo, os dejo el enlace para quien quiera escucharla
https://youtu.be/3sccUuDWW3E

De él he aprendido la superación de uno mismo, que hay que disfrutar de la vida, y a no juzgarme y a quererme más.
Necesitaba escribir una entrada sobre este cantante porque la verdad es que ya no es que sea mi ídolo por su música, sino también me gusta como persona, porque fue capaz de dejar la mala vida a un lado y tuvo el valor de dejarlo todo y seguir adelante con una vida sana.


viernes, 13 de mayo de 2016

¿Gusto o adicción?

La clase de hoy ha sido brutal, bestial.75 manzanas para 5 brujas.


Ha comenzado, como solemos hacer, con una asamblea destacando lo importante de la semana. Sin embargo, esto fue cambiando cuando Pilar comenzó a explicarnos los significados de los colores.

Respecto a esto último destacaría como pudimos llegar a afirmar que el negro pesa; cómo el blanco te lleva a cierto estado inmaterial, etéreo o de cierta pureza. Ahí estábamos todos con  nuestra parte blanca, pero cubierta por una parte negra. Una parte de pureza, de luz, cubierta por una especie de escudo, de algo que cierra.  Sin embargo, para contrastar todo esto y terminar de completar la tríada estaba Pilar, con su jersey rojo cargado de energía, intensidad, deseo...

Me quedaré con una especie de conclusión que llegamos al final. Ni tan Blanca, ni tan Nieves: todos tenemos nuestra parte blanca y nuestra parte negra, como una especie de ying y una especie de yang. Reconocerlo es lo que nos ha llevado, en parte a finalizar con el proceso de Blancanieves.

Grabar "Blancanieves entre 16 manzanas brujas" fue algo que nos dejó sin aliento, que sacó todo aquello que llevábamos dentro y con lo que nos pudimos conocer un poquito más a nosotros mismos. 

Recuerdo perfectamente mis cuatro adicciones, o gustos; porque eso de decir "adicción" suena fuerte, pero puede ser que en parte tenga razón.
Fue sorprendente en la primera sesión, ponerme delante de mi amiga Ainoa y reconocer una de mis adicciones: "no creer en mis posibilidades". A menudo, me basta con bloquearme y cerrarme en banda para creer que yo no puedo hacerlo, que es demasiado para mí y que nunca podré conseguirlo. Sin embargo, muchas veces me sorprendo a mí misma de lo que puedo llegar a conseguir con esfuerzo y constancia. 

Este fue un momento intenso, quizás por el vínculo que estoy desarrollando con Ainoa y tenerla frente a mi para decirle algo malo que me caracteriza, fue impactante. Eso se vio rápidamente resuelto cuando ella, nada más volver a clase, quiso ver el mordisco que le había dado a mi manzana.
Nada más verlo exclamó con alegría que tenía forma de corazón, que se quería llevar la manzana de recuerdo y que si podía dársela. 

Como se puede ver en la foto, quizás tenga un poco forma de corazón. Eso nos unió un poquito más porque nos dimos un abrazo y pasamos toda la tarde juntas, como solemos hacer los jueves.
Quizás sea cosa de Ainoa, y mía, que vemos cosas donde no las hay, pero nosotras así, pasamos la tarde un poco más felices creyendo en ese corazón, en nuestro apego y en ese quedarse con lo bueno tras lo malo.

Mi siguiente adicción, reconocida ante Blancanieves Ani, fue"juzgar".Vivimos en un mundo donde, queramos o no, se vive en torno a prejuicios,  a juicios de valor que nosotros, sin ser los más perfectos, nos atrevemos a hacer. Juzgar al que tenemos delante, juzgar todo aquello cuanto nos rodea, y que poquito nos gusta cuando lo hacen con nosotros. Pero también que alegría cuando intentamos conocer al de enfrente y nos damos cuenta de que no es quien parece, que no es esa lista de ideas que habíamos formado en nuestra cabeza. Porque, aunque suene a tópico, las impresiones engañan y de vez en cuando, no está mal dejar todo ello atrás y darse a conocer y conocer a aquel que tienes al lado.

La performance de Ani fue una de las que más me impactó. Tanto por la adicción que reconocía y que quería dejar atrás, como por la angustia que vi que al final sentía y que me incitaron a darle un abrazo. 

Mi siguiente adicción reconocida fue "no reconocer mi parte de culpa". Reconozco que soy una persona muy cabezota, en ocasiones más de lo que me gustaría y, por ello, ante un problema o conflicto, tiendo a creer que no tengo yo la culpa sino el otro. En ocasiones, me cuesta creer y reconocer mi parte de culpa. Aun así, cuando me doy cuenta de ella, de esa pequeña o gran parte, me falta tiempo para ir a la persona y pedirle disculpas, que me perdone y que volvamos a estar como antes.

No es algo que me pase a menudo, pero sí que cuando sucede, me hace sentir tremendamente incómoda. Por ello, quería dejarlo atrás, superar esa adicción y que, poco a poco, vaya quedando en el olvido. 

Esta adicción fue reconocida ante Blancanieves Andrés y de él me impresionó que se arrodillara ante cada uno de los que estabámos. Al principio me pareció un gesto muy de caballero, pero cuando llegó mi turno, me sentí realmente mal. 
Le veía arrodillado ante mi, mirándome profundamente, y yo de pie entregándole una de mis peores partes. Cuando terminó y se nos quedó mirándonos brevemente a cada uno, sentí una sensación en el pecho y un nudo en la garganta, me costaba tragar saliva.

Finalmente, mi última adicción reconocida ante Lurinet y, probablemente una de las que mas dolores de cabeza me ha traído últimamente, fue mi adicción a los "celos". 

No sé que me está pasando últimamente, pero siento celos de todo. Es una sensación que me incomoda y que me cuesta reconocer, por eso, ayer di un pasito más y quise que se quedará allí.
 Hasta ahora, nunca había tenido como tantos celos y rabia por todo. Desconfío mucho más de la gente y me cuesta mucho empezar a confiar.

Supongo que será por lo que me ha pasado en los últimos meses o por lo que me está pasando en estas semanas. Aun así es una sensación que me hace sentir tan incómoda que quiero que se vaya lo antes posible. Los celos no son nada bueno, soy la primera persona que lo reconoce, pero sin saber ni cómo ni por qué un día llegaron y parece que para quedarse. 

Espero que tras lo de ayer, comiencen a irse. No he sido así y no me gusta serlo. No me gusta tener celos, sentir que todo me molesta, que "están tocando lo mío" por muy mal que suene. No me gusta desconfiar de todo y de todos. Por eso quiero que se vayan lo antes posible.

Quise ir recopilando todas mis manzanas, todas mis adicciones para verlas todas juntas, como están en mí. Quise irlas guardando y al final fotografiarlas todas juntas. Cada manzana ordenada por adicción confesada. De izquierda a derecha, por orden cronológico. Cuatro grandes adicciones que quiero que vayan empezando a desaparecer poco a poco.

No creer en mis posibilidades, juzgar, no reconocer mi parte de culpa y los celos. 



jueves, 12 de mayo de 2016

Blancanieves y las 16 manzanas brujas.

La clase de hoy estaba dedicada a grabar el video de nuestro proyecto de Blancanieves. Lo teníamos todo planeado; ropa blanca y negra, como iba a ser el escenario y nuestra incubación personal sobre nuestra malvada adicción.  Sin embargo no imaginaba que fuera a ser de la forma que fue. Se trató de una performance, un acto en vivo, sin interpretaciones y cargado de sentimiento. Yo estuve en cuatro de las cinco performances que fueron grabadas, y he de decir que la diferencia entre unas y otras fue abismal.
Todas fueron increíbles, pero ninguna como la primera. Donde me ocurrieron algunas sincronías que desde el primer momento me pusieron la carne de gallina. En primer lugar, Pilar fue vestida de rojo, nos habló de que este color da energía y es muy importante junto con el negro y el blanco, son los colores alquímicos. Me encantó lo que explico sobre estos tres colores, y  sobre todo cuando nombró que hay sueños nigredo (sueños negros), donde se desatan nuestros demonios y hay dudas, miedo y ansiedad entre otros sentimientos. Hoy justamente tuve varias pesadillas, y me levanté bastante inquietada. Bueno, la primera sincronía está relacionada con el color rojo destacado por Pilar, ya que hace dos días decidí teñirme el pelo de este color. Y me pareció muy curioso que justo fuera el color que eligió ella para vestirse. Espero que mi color de pelo me de esa energía que caracteriza al color rojo, porque sinceramente la necesito.
La siguiente sincronía llegó junto con la manzana que me otorgó Pilar para proceder a la performance. Mientras estaba sentada en mi silla, tratando de controlar mis nervios, centré la mirada en mi manzana, y fue una verdadera sorpresa cuando vi que la mitad me ella era amarilla y la otra roja. Ahí estaba, representada la dualidad que tanto me ha marcado en este proceso de Blancanieves, entre mis manos, inmóvil y con forma de fruta. Mi cara se iluminó al instante, reflejaba sorpresa y emoción, desde ese instante supe que lo que iba a pasar a continuación iba a ser especial.
Al empezar la performance, se notaban risas en el ambiente, yo notaba como la gente no se lo estaba tomando en serio, y la verdad que me causaba molestia, porque yo quería concentrarme. Hasta la mitad del círculo todo eran risas, jiji jaja, y no había concentración. Pero a partir de la mitad cambió la energía completamente, quizá influyera que se cortó la grabación y tuvimos que hacer una parada. Belén se sentía pesada llegado a ese punto del círculo, y quizá eso fuera un motivo por el que cambió la energía del ambiente. Cuando llego mi hora de entregarle mi manzana junto con mi adicción, vi en sus ojos tristeza y miedo, y sinceramente, me costó decirle “Soy adicta a pagar mi frustración con la gente que me quiere” mientras la miraba a los ojos. Tras decirla eso, ella mordió mi dual pieza y pasó a la siguiente persona. Yo no me sentí que me había quitado un peso de encima, todo lo contrario. Mis manos temblaban, al igual que mi labio, tenía ganas de llorar. Pero esas ganas aumentaron cuando Belén intentó deshacerse de las quince prendas negras y al no poder dijo esas palabras… “Ayudadme”. Me levanté corriendo de mi silla y fui a quitarle las prendas, junto con el resto de mis compañeras. La abrazamos, y al sentaros yo era consciente del nudo que tenía en la garganta. Cuando Blancanieves contó su experiencia la empatía cubrió mi cuerpo, y me sentía realmente mal, culpable y pesada, como si me hubieran puesto esa carga a mí. Quería llorar, realmente quería, pero no salieron lágrimas de mis ojos, lo que incrementó el nudo de mi garganta.

Por desgracia no pude acudir a la segunda performance. La tercera fue totalmente distinta a la de Belén, la energía cambió radicalmente, y sentí emociones totalmente distintas.  A diferencia de Belén, Ani tenía la situación bajo control. Cada prenda que la colocábamos la llevaba con estilo, y la adaptaba a ella, por lo que le quitaba el mal, o al menos eso sentía. Al ponerle mi jersey negro sentí liberación, porque ponía mi lado oscuro y mi adicción mala en manos de alguien que la controlaba. Al final del ritual Ani se deshizo de las prendas con rabia, y la acabamos ayudando entre todos. Cuando se deshizo de ellas, yo sentía que había eliminado todo no negro, había hecho que desapareciera, y me sentía realmente bien, libre y calmada.
La cuarta performance la protagonizó Andrés haciendo de Blancanieves. En este ritual mi adicción fue "Mentir por miedo a perder a quien me importa". Si tuviera que destacar lo que más me impactó sería el hecho de que se pusiera de rodillas para recibir la manzana. Me parece un acto de valentía enorme, pues desde abajo eres más vulnerable y estás expuesto al daño que te puedan causar las brujas. Sentí como irradiaba cariño, y la calidez de su mirada, que desprendía confianza. EL final fue sorprendente al igual que los anteriores, se fue al final del aula y tiró las prendas fuera de la clase. Además casi se ahoga con la manzana.
De la última performance me llamó la atención el final, ya que nos lanzó las prendas por encima de nosotros, representando que el mal igual que viene se va.  Durante el ritual, ella me transmitía tranquilidad.
Me ha parecido increíble lo que ha ocurrido hoy en clase, he sentido que verdaderamente estábamos todos unidos, y he aprendido una cosa diferente de cada Blancanieves, al igual que de muchas de las brujas y brujos.
Está claro que nuestro número es el 16, y esto se apreció a la hora de elegir el título, la que los votos eran 10 y 6, pues nos quedamos 16 personas de la clase. El número de manzanas fueron las justas y necesarias, no hubiera salido así ni haciéndolo a posta. Ha sido increíble.

Me gustaría dar las gracias a todos mis compañeros que han hecho esto posible, y a Pilar por darnos la libertad y la guía para conseguirlo. Gracias familia.

Personas introvertidas y extrovertidas.

Quizás con este título, no tenga mucha relevancia pero este tema a mi si me interesa. Como sabemos las personas pueden ser más o menos extrovertidas. Pero esto dependerá de las experiencias que hayan podido tener en sus vidas esas personas.
Las personas extrovertidas son personas abiertas,amigables y que les gusta exponer sus ideas.Aunque esta definición parezca que complementa bien a estas personas, puede que no sea así. Este tipo de personas puede que sean así porque no quieren que los demás los vean como personas débiles o que no pueden luchar contra las adversidades. 
Por otra parte las personas introvertidas,en la que más me veo reflejada. Son personas más cerradas y que aunque intentan ser amables con todo el mundo,tienen miedo de ser dañados. Quizá sea porque en el pasado ya sufrieron y no quieren volver a sufrir. Este tipo de personas guardan mucho los sentimientos y sus ideas,pero llega un momento en el que no pueden más y explotan. Para que esto no ocurra así, todo lo que acumulan se expulsa por alguna vía que les haga sentir mejor. En mi caso esa vía es la música y la fotografía, pero principalmente la música. Esto se debe a que la música que escucho empatiza mucho con los sentimientos y eso me libera y me reconforta.
Después de mucho tiempo me he dado cuenta que en general las personas no son de un tipo 100%, si no que hay distintos grados. Como suele decirse "no existe negro o blanco, si no hay gran variedad de tonalidades de grises". Aunque por otra parte creo que todos hasta cierto punto somos introvertidos, ya que a la sociedad no le mostramos una parte de nosotros que nos representa,porque es el resultado de todas nuestras vivencias. Y estas vivencias no todas han sido buenas.Por lo que a la sociedad mostramos nuestra parte buena,pero no nuestra parte mala o que esta derruida y herida.
Esta reflexión me ha hecho llegar a la conclusión de que las personas introvertidas,no son tan introvertidas, ni las personas extrovertidas, no son tan extrovertidas, como intentan aparentar.


miércoles, 11 de mayo de 2016

Un pensamiento en el tren.

Estaba en el tren, de vuelta a casa, cuando un pensamiento eclipsó mi atención; Unos terroristas ponían gas toxico en el techo y nos quemaban el rostro a los que estábamos en aquel tren. Tras ese pensamiento imaginé como me sentiría. Apartando el dolor a un lado; Entre esas personas no me sentiría mal, me sentiría unida a ellos por un suceso que nos une y con unas características que compartimos; no tener rostros faciales.
El mundo me miraría con lástima, pues es lo que sentirían al verme.
Y tras esta imagen llega mi reflexión; Por unos minutos me he imaginado un mundo de personas sin rostro, personas valoradas por su alma y por como son realmente.
Ahora bien, en la vida real me sentiría fea, diferente, sentiría que doy miedo a los niños, incluso adultos, nadie tendría interés en conocerme porque no les llamaría la atención descubrir que hay tras este cuerpo.


El físico nos condiciona más de lo que pensamos, y tenemos más o menos oportunidades en la vida por el grado de belleza que poseamos. ¿No sería bonito ser todos iguales? Que no se diferencie si somos viejos, jóvenes, mujer, hombre, guapa, fea, y mil adjetivos más que nos califican sólo con ser vistos. El mundo sería tan distinto, y más justo en cierto modo. En este mundo imaginario la gente se esforzaría por ser buena persona y no por ser una persona atractiva. El dinero gastado en embellecernos a nosotros mismos para llamar la atención y gustar probablemente iría destinado a cosas más interesantes. No sé, piénsalo, detrás de lo macabro que suena 'no tener rostro', para mí se esconde una gran belleza, ¿y para ti?

sábado, 7 de mayo de 2016

Erase una vez.

Erase una vez una niña que aprendió a escuchar a su cuerpo.

Soy una persona que se agobia mucho, que vive con mucho estrés porque tiende a hacer una montaña de un grano de arena. Y eso causa que me ponga mala mil y una vez.
Desde hace años tengo problemas de estómago, pero los médicos no han sabido dar con la solución. La homeopatía consiguió calmar mi problema, que no era causa física, sino más bien tenía que ver con las emociones. Cosa a la que los médicos no prestan importancia porque se centran en lo físico. La homeópata fue la primera persona que me enseñó a escuchar a mi cuerpo, a prestar atención a mis sentimientos e interpretar lo que me pasa. El día que la conocí salí emocionada de la consulta, me parecía tan sabia al decir las cosas que decía, la admiré desde ese día. Pensé que nunca iba a encontrar a una persona como ella, que me entendiera  y me diera consejos tan útiles que consiguieran calmar mi cuerpo y mi mente. Hasta que llegué a la universidad y conocí a Pilar. 

En Educación Artística, Plástica y Visual estoy aprendiendo cosas que jamás hubiera imaginado. He aprendido a sacar mi lado creativo pintando, plasmando mis sentimientos sobre el papel, ya que siempre he tendido a copiar figuras en lugar de dejarme llevar. He conocido la polaridad del bien y el mal, que siempre está presente en todas partes, sobre todo en uno mismo. Gracias a trabajar con el cuento de Blanca Nieves conocí mi lado oscuro, más bien me enfrenté a él y descubrí sus debilidades, y sentí lo fuerte que era, aunque no indestructible, ya que mi lado bueno siempre suele predominar. He aprendido a valorar los sueños, a interpretarlos plasmándolos en mi cuaderno cada mañana. He aprendido que lo que no quieres decir con palabras acaba saliendo de otras formas, como en sueños, al pintar y ver como predomina el caos y el color negro, o mediante las enfermedades, como una conjuntivitis o una serie de acontecimientos negativos, siempre en el lado derecho.


Desde luego esta asignatura me ha marcado a nivel personal, me marca cada día, y sobre todo cada jueves. Me enseña a conocerme mejor, de mil maneras posibles. Y esto es un aspecto muy importante, ya que es fundamental conocerte a ti mismo, y será entonces cuando puedas enseñar correctamente a tus alumnos, después de haber reflexionado sobre ti, sobre los valores que defiendes y sobre lo que quieres para las futuras criaturas con las que convivirás diariamente en un aula, espacio que puede hacer a los niños felices o ser su peor pesadilla.


Dale más importancia a tus sentimientos, y no intentes cubrirlos con otras cosas pensando que así desaparecerán. En mi opinión creo que no está mal dedicarle al menos un rato al día a aquello que te mueve y te hace ser quien eres. Que aunque no sean visibles ni se puedan tocar, son la base de tu vida.

Disfrutar de la vida como antídoto

A lo largo de la asignatura se ha hablado mucho de los miedos y de los antídotos.
Durante nuestra vida pueden aparecer complicaciones, problemas, agobios, mucho estrés, y mas ahora que estamos en los exámenes finales, esa sensación de que crees que no puedes, y te dan ganas de tirar la toalla, pero mi filosofía de vida es que hay que saber evadirse de lo malo, y sacar el lado bueno de las cosas, porque todo pasa por algo, por alguna razón.
Como se ha mencionado en clase todo miedo necesita su antídoto, entonces yo creo que el mayor antídoto es reír, disfrutar del momento, hacer el tonto sin que te importe lo que opine el resto y divertirse, porque yo creo que de esta manera por un momento te olvidas de todos los problemas, y sobre todo si es en buena compañía, rodeado de tu familia y amigos, porque ellos son los que van a estar ahí siempre, apoyándote, a pesar de los problemas que puedan aparecer.

Una persona debe reír hasta caer al suelo. Si no cae, no ha reído de verdad. La risa es algo muy serio, es el disolvente universal de las preocupaciones. Cada vez que ríes desaparece un problema de tu cabeza.

Dicen por ahí que los que ríen sin parar y son optimistas, tienen una esperanza de vida mas larga, así que ya sabéis lo que tenéis que hacer.



Como decían Timón y Pumba, del rey león, ningún problema debe hacerte sufrir, vive y se feliz, Hakuna Matata

Aprovecho esta entrada para agradecer a la gente que tengo a mi alrededor, tanto a mi familia, como a mis amigos y como a mi novio que estén siempre ahí para apoyarme, para darme consejos, para quitarme los agobios, y para hacer que mi vida sea mejor.

Os dejo algunas fotos de mi familia






otras fotos de mis amigos y mi novio 



























En conclusión, vive la vida, disfruta del momento y a la mierda lo que diga el resto